Un blog de Mari Patxi Ayerra, que trata sobre la vida, la familia, la pareja, los amigos, … Dios

HACIA UNA NUEVA DIACONÍA: Tarea pastoral

Tarea pastoral

 Aunque estoy mezclando lo pastoral con lo lúdico, lo relacional y lo asistencial, quiero poner énfasis especial en la tarea pastoral. Creo que a la misión de transmitir la fe, de compartir la propia experiencia de Dios es importante darle un espacio en nuestra parroquia soñada. Quizás podrían hacer una oración, un día animar una homilía participada, otro día contar en un bautizo por qué bautizaron a sus hijos y qué gozos y temores tienen en cuanto a la fé, orar con un grupito de niños… etc.

 Celebrar juntos la unción de enfermos, invitando a toda la comunidad parroquial, para que niños y adultos aprendan a aceptar la enfermedad. Hacer que todas las personas arropen a los mayores en celebraciones especiales, dejarles hablar en algún funeral, que puedan dar la comunión, preparándose previamente, de forma que lo hagan viva y solemnemente, pero con naturalidad, cercanía y calidez. Que se aprendan los nombres de la gente de la parroquia, para pronunciarlo al dar la comunión; que sean los que hacen la acogida a los sacramentos, pero no porque llegan los primeros para coger el mejor sitio, porque no oyen bien, sino que sean los que saludan, los que conocen a la gente, los que “hacen barrio” y tejen relaciones.

 Hemos de tener en cuenta que en muchas familias son los abuelos los que se ocupan de la transmisión de la fe, los únicos que hablan de Dios, pues los hijos o no tienen tiempo, o prefieren no hacerlo. Se podría dar al consejo de ancianos la misión de dar la bienvenida a la catequesis a los niños de primero, o a los que hacen la primera comunión, o que hablen a los que se confirman, o que digan algo a los novios que se van a casar, pero siempre formándolos previamente para que no se conviertan en los “meapilas de turno”, sabiondos que huelen a cera y que no parecen humanos; no ratones de sacristía sino cristianos vivos, más simpáticos y acogedores que nadie, más del barrio que los demás, más conocedores de las personas y su situación que el mejor trabajador social especializado, pero con un corazón enormemente misericordioso y actual. (Mientras escribo esto me viene a la memoria el otro día que en el ofertorio una anciana, con voz parsimoniosa y gris, comenzó a cantar muy fuerte “te ofrecemos, Señor, nuestra juventud”… y de los asistentes a la misa, la más joven era yo, que rondo los 60…).

 Todo lo que propongo puede resultar un rollo gris y rutinario o puede ser algo vivo, dinámico y actual. Insisto repetidas veces en la formación de las personas para que se cree un espacio a la altura de las necesidades de las gentes de este tiempo. Algo atractivo, que apetezca tanto como los centros comerciales, actuales catedrales del consumo, visitadas continuamente.

Mari Patxi.

Seguir leyendo -> Hacia una nueva diaconía: Inventar nuevos caminos.

Volver al Baúl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: