Un blog de Mari Patxi Ayerra, que trata sobre la vida, la familia, la pareja, los amigos, … Dios

HACIA UNA NUEVA DIACONIA

Soñando a los mayores en la iglesia

HACIA UNA NUEVA DIACONIARecuerdo una frase que decía algo así como “sueño que se sueña solo, puede ser pura ilusión, sueño que se sueña juntos, es señal de solución,” o por lo menos, a mí me gustaría que lo fuera, así que me voy a permitir en este artículo soñar en voz alta… y si alguien se anima a soñar conmigo… es posible que conseguimos algo.

Habiendo llegado a la edad de la sabiduría, creo que estoy en el momento adecuado para cumplir mis sueños, antes de que se me escape la vida, esta que corre que se las pela. Hace nada que cumplí los cincuenta y ya estoy tocando los sesenta y cinco, siento que se me acaba esta historia apasionante del vivir, que me tiene loca, me encanta y me fascina. .. Así que, como a uno le liberan de obligaciones, es el mejor momento para decidir vivir para lo esencial.

Llegado a esta edad, uno sabe muy bien lo que merece la pena y lo que no; elige entre por lo que disgustarse y lo que no vale gastar en ello ni unos minutos; lo que de verdad proporciona placer y lo que son gustitos inmediatos, que luego se convierten en vacíos. Mientras nuestros hijos y nietos corren por los centros comerciales, intentando ser los primeros en tener lo último, llegar a todas partes, ver todas las películas y probar todas las aventuras, nosotros, los sabios, los mayores, podemos elegir inventar otra vida. La nuestra, la de hoy, la mejor.

Porque el ayer pasó, el futuro no sabemos si llegará y lo único que nos pertenece es el presente, así que vamos a volcarnos en él a pleno pulmón, sin gastar ni un ápice en la memoria de las nostalgias y las penas, ni de las seguridades y los por si acaso. Por eso, como hija de Dios que me siento y habiendo descubierto que mi parcela espiritual es el motor de mi vida y la clave de mi existencia, me gustaría planificarme el presente atendiéndola adecuadamente.

Sueño en juntarme con otros cristianos, a poder ser en mi parroquia, para no tener que trasladarme lejos, y que este sea el punto de nuestros encuentros y la fuente de nuestra nutrición espiritual. Ya sé que estamos escasos de curas y que son tiempos en que hay corrientes encontradas en nuestra santa madre la iglesia. Que por un lado están los involucionistas, preocupados por la ortodoxia, sin encontrar su lugar en esta sociedad pluralista, y por otro lado los progresistas, que optan por los pobres y desfavorecidos y a veces se diluyen en la tarea. A unos y a otros, se les puede desvanecer la interioridad en este tiempo de exterioridades, de derechos humanos, de palabras grandilocuentes y hechos dispersos y super rápidos. Pero somos gente de esta época y es aquí y ahora donde tenemos que vivir y que actuar.

Dentro de nada nos encontraremos con que la iglesia acabará acogiendo como don y como carisma el hecho de que los laicos seamos transmisores de la fe, en la familia, en el barrio y en la sociedad, asumiendo responsabilidades evangelizadoras, que hasta ahora correspondían sólo a los clérigos.

Mari Patxi

Seguir leyendo -> Hacia una nueva diaconía: La sabiduría de los mayores.

Volver al Baúl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: