Un blog de Mari Patxi Ayerra, que trata sobre la vida, la familia, la pareja, los amigos, … Dios

Queridos todos los que tenéis alergia a estos temas

Queridos todos los que tenéis alergia a estos temasQueridos todos los que tenéis alergia a estos temas: Sí, escribo a los que os escandalizáis al oír hablar de sexo, a los que os molestan los anuncios sugerentes de escenas de amor, a los que protestáis por las imágenes que acompañan estos textos, a los que todo lo que huela a sexualidad os pone los pelos de punta, a todos los que creéis que todo lo afectivo sexual pertenece al mundo del oscurantismo y del pecado y a los que apagáis la televisión cuando aparece una escena fuerte, en vez de sentaros a hablar con naturalidad de lo que allí está ocurriendo, para no convertir en prohibido, y por tanto más deseable, algo que es bello y natural como la vida misma.

 Y es que cuando algo se esconde, es cuando se siente mayor curiosidad y apetece más conocer; cuando hay temas o terrenos tabúes se convierten en algo que uno desea conseguir, investigar o descubrir. Hay quien cree que ese alo de misterio con que se envolvía la sexualidad en tiempos pasados, la hacía más valiosa y respetada. Yo, en cambio, he comprobado en la educación de mis hijos, nietos y alumnos, que al deseo de aprender que tiene el ser humano, hay que responderle con información clara y potenciarle el interés por toda la vida, sus entresijos y sus maravillas.

 No hay nada tan bonito como un niño de dos o tres años, cuando está en la época del “¿porqué?”. El acompañar este tiempo le hace a uno más contemplativo, más admirador de los pequeños detalles de la vida, más sensible al maravillamiento de la obra de Dios en las personas y en las cosas.

 El otro día mi nieto de tres años decía que los besos de amor de sus papás, se los daban en los labios, porque se quieren más que a nadie en el mundo, y que él no se los daba todavía así, con su novia de la guarde, porque hay que ser mayor para enamorarse y lo suyo era poco amor.

 Os escribo porque este miedo a la sexualidad os ha hecho sufrir. Ya sé que no sois culpables, que ha sido la falta de formación e información lo que os ha hecho rechazar los besos de esa pareja que demuestra su amor en el metro y que son mucho menos escandalosos que la cara de aburridos que tienen algunos matrimonios, o de gesto cenizo con que miran algunos, posiblemente hasta cristianos. Y cuando sale una escena de amor en la televisión y se está en familia, si la abuela se escandaliza, o los padres carraspean incómodos, con su comportamiento provocan que los niños pongan más atención en esa escena, pues notan la violencia de los adultos en algo que ellos ven sin malicia, con la misma naturalidad con que ven un documental de esos preciosos de la naturaleza.

 Recuerdo un día que uno de mis hijos quería regalar a su novia una ropa interior para hacer deporte y a mi madre, de ochenta y pico años, le parecía inadecuado que él entrara en ese terreno íntimo de la chica. El le explicó a mi madre cómo su novia andaba mal económicamente y le iba a hacer muchísima ilusión tener ese conjunto especial para hacer deporte, que no podría comprárselo… y tan bien le explicó su ilusión que terminaron abuela y nieto metiendo el conjunto en un globo, cómplices de la sorpresa, uno abría la boca del globo, mientras el otro iba introduciendo la ropa interior, poco a poco. Ese día mi madre aprendió que todo en la vida va cambiando y que lo que en su tiempo era una indiscreción impensable, hoy era un detalle afectuoso y normal. También mi hijo aprendió, cómo se vivían estos temas antes, entre hombres y mujeres, y los dos crecieron un poco.

 Unos padres sufrían horrorizados de que a su hija adolescente le habían encontrado unas cartas obscenas en la cartera. Lo comentaban sorprendidos, ya que ellos habían puesto especial cuidado en que sus hijos no vieran, leyeran ni tuvieran ningún tipo de conocimiento e información de las cosas del sexo, asustados de este tiempo “tan sexuado y pornográfico que estamos viviendo”. Y lo que ocurrió fue que sus hijos, al no obtener respuesta a sus curiosidades en la vida familiar, de manera normal y natural, la habían buscado fuera de casa, juntándose con otros amigos a ver películas pornográficas. Así adquirieron la información que deseaban y las respuesta a todas sus curiosidades afectivo sexuales, pero, en vez de tener una información clara, limpia y liberadora, lo aprendieron todo por medio de películas sórdidas, de mal gusto y centradas únicamente en la parcela física del encuentro sexual, privadas de toda comunicación, encuentro entre las personas y vivencia del amor.

 Los padres castigaron a su hija, pero eran ellos los que habían fallado a su deber de educar, de aportar la información y formación necesaria para vivir, de responder a sus dudas con la naturalidad y limpieza que necesitan estos temas tan importantes en el desarrollo de la persona humana, como ser sexuado que es.

 He de reconocer que vuestro rechazo al sexo es consecuencia de que durante demasiados años se ha vivido sin una educación adecuada para el amor y la sexualidad y las parejas han ido sobreviviendo, aprendiendo juntos y en muchos casos equivocándose juntos, viviendo muchos desencantos y desencuentros. Afortunadamente, hoy se habla de estos temas en la mayoría de los colegios y se educa para vivir como mujeres y como hombres, según el sexo con el que hayamos nacido, e incluso se acompaña la vivencia de la homosexualidad, a las personas que tienen diferentes tendencias sexuales. Pero este tema se deja siempre para los expertos, se espera demasiado tiempo para responder a las dudas de los niños, a las preguntas de los adolescentes y es necesario mirar la sexualidad como todo lo que forma parte del ser humano, como algo maravilloso que adorna y complementa la personalidad y que Dios nos lo ha regalado para amar mejor, para comunicarnos mujeres y hombres y para gozar de nuestro encuentro y nuestro amor. Así hablaremos de estos temas en la vida familiar, como comentamos todo lo demás, pues es en el hogar donde el individuo aprende a ser persona, a socializarse, a amar y a vivir en relación. Es entre los suyos donde aprende a gustarse, como hombre o como mujer, a conocer su cuerpo y a aprender a convivir con él contento, satisfecho y nutriéndolo de alimento, higiene, belleza y capacidad de comunicación.Buzón

Perdonad que haya sido un poco radical hoy en mi carta, pero era sólo para conseguir que no se nos quede un vacío en la tarea educativa que todos tenemos, ya que, conforme vamos viviendo, nos vamos educando unos a otros. ¡Que Dios nos eche una mano en esta misión!

Un abrazo Mari Patxi

REVISTA HUMANIZAR

CINCO COSAS PARA DESAPRENDER

Que algunas partes del cuerpo son feas o menos dignas que las demás.

Que cada uno aprenderá a vivir su sexualidad cuando se enamore.

Que toda expresión de amor se debe reducir a la intimidad de la pareja.

Que “todos los hombres quieren lo mismo” y “todas las mujeres son iguales”.

Que, pasada la juventud, ya no tiene uno edad para informarse mejor de la sexualidad.

CINCO COSAS QUE HAY QUE TENER MUY CLARAS

Que hay que conocer el propio cuerpo para compartir intimidad sexual.

Que el que no educa deseduca y provoca la información oscura y turbia.

Que Dios nos ha dado unas capacidades infinitas de sentir, expresar y gozar.

Que muchas personas viven mal su sexualidad por falta de información.

Que siempre estamos a tiempo de aprender, crecer y mejorar afectiva y sexualmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: